viernes, 11 de agosto de 2017

Estas vacaciones toca... Aburrirse!!!


Desde hace tiempo venimos hablando en este blog del excesivo uso que, con bastante frecuencia, hacen los niños y adolescentes de los dispositivos móviles (smartphones y tablets sobre todo), que los lleva a estar permanentemente hiperconectados y pendientes, prácticamente en exclusiva, de las pantallas, en lugar de las personas, los paisajes u otras actividades que a priori podrían ser interesantes, pero que, para ellos, carecen de aliciente.

Últimamente se habla del FOMO (Fear of Missing Out) y el FOBO (Fear of Being Offline), el miedo a perderse algo o a estar desconectado, que los lleva a esa hiperconexión, a esa necesidad de estar comprobando las redes sociales, contestando mensajes de Whatsapp, comprobando sus páginas de Facebook, Instagram, Snapchat, Twitter, etc., y, además, a depender en exceso de la aprobación de los demás, para lo cual comparten constantemente fotos, vídeos y comentarios, buscando los ansiados "likes" (dando, con frecuencia, más datos personales e imágenes de lo que sería recomendable).

Por otra parte, las vacaciones (y especialmente las de verano, por ser más largas) son más proclives a que el uso de dispositivos móviles se intensifique, pues no hay tiempo de clase o trabajo, ni tareas y las reglas son mucho más relajadas. En esta entrada de nuestro blog hablábamos también de la comodidad de algunos padres por tener a sus hijos cerca y entretenidos con el móvil. Da menos trabajo tenerlos sentados al lado sin moverse, mirando el móvil, que estar pendiente de si se alejan con el balón o se caen de la bici, o molestan a los demás... Hace años las famosas dos horas de espera para hacer la digestión antes del baño eran una auténtica tortura, tanto para los niños, que se pasaban las horas preguntando "¿Me puedo bañar ya?" como para los padres, que tenían que contestar la misma pregunta cien veces. Ahora ese rato se hace mucho más llevadero: un par de horas con el móvil o la tablet y solucionado.
Imagen de Shutterstock

Y es que muchos chavales protestan constantemente si no tienen delante una pantalla: "Me aburro". Pues este verano, estaría bien que se aburriesen algún rato que otro. Porque aburrirse tiene algunos efectos muy positivos para la maduración de niños y adolescentes.

No nos referimos, por supuesto, a un aburrimiento tedioso día tras día y hora tras hora, pero sí a un rato de aburrimiento de vez en cuando, que les puede ayudar a:

  • Mirar hacia dentro (en lugar de estar pendientes de estímulos externos), pensar, analizar sus propias emociones y sus sentimientos.
  • Desarrollar su creatividad imaginando formas de superar ese aburrimiento, inventando situaciones e historias...
  • Realizar otras actividades que pueden no hacer habitualmente, como jugar, hacer deporte, leer, disfrutar de la naturaleza, etc. (lo cual también ayudará a mejorar su salud).
  • Potenciar su autonomía, al propiciar que encuentren sus propias soluciones a ese aburrimiento.
  • Estrechar las relaciones sociales reales con amigos, familiares, otros niños o adolescentes que no conocían...
  • Descubrir cualquier otra actividad (sana y segura) que se les ocurra.

Por eso, nuestra propuesta para lo que queda de verano y para futuros fines de semana, vacaciones, etc., es dedicar un rato diario al "apagón tecnológico", durante el cual tendrán que prescindir (y nosotros con ellos, pues el ejemplo es muy importante) de todas las pantallas. Así les daremos la oportunidad de aburrirse y, también, de encontrar salida a ese aburrimiento. Al principio tal vez tengamos que sugerirles actividades, pero conforme se vayan descubriendo que se pueden hacer muchas cosas divertidas e interesantes sin móvil, nos costará menos trabajo que sepan gestionar de manera positiva sus ratos de aburrimiento. Debe quedar claro que sugerir, orientar o aconsejar no significa entretener: lo importante no es que entretengamos a nuestros hijos si están sin móvil, sino que ellos aprendan a entretenerse. Se trata de que piensen, imaginen y hagan por sí mismos. Y nosotros también nos beneficiaremos de algún rato sin pantallas, pues el aburrimiento es bueno también para los adultos.

¿Y durante cuánto tiempo? Pues cada familia tiene que decidirlo, pero creemos que, para empezar, un mínimo de una hora al día sin pantallas estaría bien. De todas formas, si dedicamos un día a cronometrar los ratos que realmente pasan nuestros hijos delante de una pantalla (sin que ellos se den cuenta), sabremos si su nivel de dependencia requiere una intervención inmediata, e incluso ayuda profesional.

En todo caso, ya sabes, si quieres que estas vacaciones sean inolvidables para tus hijos, ayúdales a que se aburran un poco.

viernes, 28 de julio de 2017

Garrapatas: ¿Y si ya te han picado?

En nuestra anterior entrada incluíamos algunas medidas de prevención para evitar ser picados por una garrapata en nuestras incursiones campestres. Pero, qué hacemos si tenemos una garrapata adherida a la piel? ¿Cómo quitarla evitando problemas?

Lo normal es que una garrapata tarde varias horas en infectar a la persona, por lo que es muy importante la recomendación que ya dimos en la entrada anterior: examinar cuidadosamente todo el cuerpo para comprobar si tenemos alguna garrapata, para quitarla cuanto antes, aunque sin precipitación. Además, las picaduras de garrapata no suelen ser dolorosas, por lo que pueden permanecer durante días adheridas a la piel sin que lo notes. Por eso es importante examinarse cuidadosamente el cuerpo.

En caso de que encuentres alguna, lo primero es olvidarse de los remedios tradicionales como frotarla con petróleo, o dar calor en la zona afectada, porque pueden irritar más la zona de la picadura. También es importante no aplastarla, especialmente el abdomen, pues podría regurgitar los jugos gástricos junto con la sangre que ha ingerido, inoculando fluidos infecciosos. Así pues:
  • Usa unas pinzas de borde romo y punta fina. Si no dispones de pinzas adecuadas puedes desprenderla con los dedos utilizando unos guantes finos. Procura evitar su aplastamiento.
  • Sujétala firmemente lo más cerca posible de la piel y tira de ella suavemente hacia arriba, como se muestra en la imagen.
  • Limpia bien la herida con agua y jabón o aplica un antiséptico.
  • Al terminar lávate bien las manos. 
Asegúrate de deshacerte adecuadamente de la garrapata (metiéndola en alcohol, tirándola al inodoro...) para que no se quede viva por la casa y pueda volver a picarte a ti o a otra persona o mascota.

Por último, en los días siguientes a la picadura observa si tienes fiebre o aparece alguna erupción en la piel. En esos casos, conviene ir al médico e indicarle que te ha picado una garrapata.


De todas formas, no hay que alarmarse: la mayoría de las garrapatas no transmiten ninguna enfermedad. Los casos de infección son escasos y siguiendo las recomendaciones de prevención que te dimos, no tendrás ningún problema. Y en caso de duda, ya sabes, consulta a tu médico.

sábado, 22 de julio de 2017

¿Sales al campo? Cuidado con las garrapatas

El verano es la época del año en que más gente disfruta de la naturaleza y realiza actividades al aire libre: senderismo, acampada, visitas a zonas naturales de especial belleza... Pero también es la época de mayor actividad de las garrapatas, aunque en España se pueden ver activas desde primavera a otoño. 

Las garrapatas son artrópodos, parásitos de un gran número de animales silvestres. También parasitan a los animales domésticos, tanto ganado como mascotas (especialmente perros y gatos) y de forma accidental pueden picar a los humanos. Todas las garrapatas se alimentan de sangre. El problema principal de las picaduras de garrapata son las enfermedades que pueden transmitir, que en nuestro país son, principalmente: algunos tipos de rickettsiosis y la borreliosis de Lyme. Además, de forma ocasional se han descrito casos de anaplasmosis, babesiosis, tularemia y fiebre de Crimea-Congo.

En cuanto a la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo (FHCC), el año pasado se hicieron públicos dos casos en España, el primer caso autóctono, de los cuales un hombre falleció, relacionado con el contagio de dicha enfermedad por una garrapata en la Comunidad de Castilla y León (en zona cercana a Extremadura) y el de una enfermera que se había contagiado del primero. Estudios posteriores han detectado la presencia del virus de la FHCC en garrapatas de Castilla y León, Extremadura, madrid y Castilla la Mancha. El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad considera que la probabilidad de infección FHCC en humanos en España es baja. Sin embargo, no puede descartarse que aparezca algún caso autóctono más.

Garrapata transmisora de la enf. de Lyme
El hecho de que la probabilidad de infección en humanos sea baja no quiere decir que haya que alarmarse, si vamos al campo, pero sí que conviene tomar precauciones para evitar la picadura de una garrapata. No podemos olvidar que la FHCC es sólo una de las distintas enfermedades que estos parásitos transmiten. Las recomendaciones del MSSI, principalmente para quienes van a realizar actividades en la naturaleza, son:

PROTÉGETE
• Utiliza manga larga y pantalón largo.
Evita las sandalias o calzado abierto y procura usar siempre botas cerradas con calcetines procurando que cubran la parte inferior de los pantalones.
• Usa ropa de color claro ya que así será más fácil comprobar si hay alguna garrapata sobre ella.
Camina si es posible por la zona central de los caminos y evita el contacto con la vegetación circundante.
Evita sentarte en el suelo en las zonas con vegetación.
• Utiliza repelentes autorizados y sigue siempre las indicaciones de uso de la etiqueta o folleto explicativo.
• Si sales con tu animal de compañía recuerda que es conveniente que le apliques algún antiparasitario externo autorizado. Consulta con tu veterinario. 

REVISA TU PIEL
• Al finalizar la jornada examina cuidadosamente todo tu cuerpo para detectar si te ha picado alguna garrapata y lava siempre la ropa con agua caliente. No olvides revisar a los niños.
• Revisa sobre todo las axilas, ingles, cabello, detrás de las rodillas, por dentro y fuera de las orejas, dentro del ombligo y alrededor de la cintura. Las garrapatas prefieren los lugares calientes y húmedos del cuerpo. Puedes aprovechar el momento de la ducha. Utiliza espejos si hace falta para poder ver bien todas las partes del cuerpo.
• Recuerda revisar también a tus mascotas.

No te olvides de que, como en todos los aspectos relacionados con la salud y el bienestar, lo más importante es la prevención. No dejes que una garrapata te amargue el día de campo. Protégete adecuadamente y disfruta.

Y si descubres que ya te ha picado una garrapata, pulsa en este enlace.


viernes, 14 de julio de 2017

El ABCDE del melanoma

En verano se incrementa mucho la exposición al sol, tanto en lo que a superficie corporal se refiere, pues lógicamente, por el calor, se llevamos mucha menos ropa, como por la duración (largas sesiones de playa, piscina, aire libre...). Así que no está de más recordar algunos datos sobre el melanoma, el cáncer de piel más peligroso:

Según datos de la Academia Española de Dermatología y Venereología  (AEDV), en España se dan 4.000 nuevos casos de melanoma al año y más de 600 personas mueren debido a algún tipo de cáncer de piel, lo que significa un 40% más que hace cuatro años

Las radiaciones ultravioletas predisponen la aparición de tumores cutáneos, por lo que la inadecuada exposición al sol, así como a lámparas bronceadoras de ultravioletas es un factor de riesgo muy importante. Además, los melanomas aparecen con más frecuencia en zonas del cuerpo expuestas al sol.

En cuanto a edad y sexo, el melanoma es más frecuente en adultos entre 30 y 60 años y no hay diferencias en frecuencia de aparición entre hombres y mujeres, aunque sí son diferentes las zonas del cuerpo en las que aparecen en uno y otro sexo, que están relacionadas con las áreas de piel que se llevan más o menos cubiertas.

El color de la piel determina el riesgo de melanoma, que es más frecuente en personas de raza blanca y, dentro de ellas, en las de piel más blanca, que no se broncea con facilidad.

Los melanomas no suelen ser dolorosos. Frecuentemente, la primera señal del melanoma es un cambio en el tamaño, forma, color, o sensación de un lunar existente. En estos casos, es necesario consultar con un dermatólogo. Nos puede ser útil la regla ABCDE para detectar un posible melanoma u otro tipo de cáncer de piel:
  • "A" de asimetría. Las lesiones del melanoma con frecuencia no tienen una forma simétrica, pero los lunares benignos normalmente son simétricos.
  • "B" de borde. Los lunares benignos normalmente tienen unos bordes lisos e iguales, mientras que las lesiones del melanoma normalmente tienen bordes irregulares que son difíciles de definir.
  • "C" de color. Un lunar con más de un color (azul, negro, marrón, canela, etc.) o la distribución irregular del color a veces puede ser una señal de alarma de melanoma. Los lunares benignos normalmente tienen un solo tono de marrón o canela.
  • "D" de diámetro. Las lesiones del melanoma con frecuencia son de más de 6 milímetros de diámetro, aproximadamente el tamaño de la goma de un lápiz.
  • "E" de evolución. La evolución de los lunares es importante. Hay que prestar atención a los cambios de tamaño, forma y color.
En caso de duda, hay que consultar al dermatólogo lo antes posible, pues la detección temprana (como en cualquier tipo de cáncer) es fundamental para mejorar su pronóstico. Pero lo más importante a largo plazo es, como siempre, la prevención. Evitar las quemaduras solares año tras año, limitar la exposición al sol y hacerla en condiciones adecuadas pueden ayudar. Un estudio de la AEDV recomienda que en España las personas se apliquen una protección solar nivel 30 durante el año y de nivel 50 durante la época estival.

Recuerda esa frase que se ha hecho tan popular últimamente: la piel tiene memoria. Los excesos se van acumulando y hacen que la piel envejezca antes de tiempo y que se incrementen las posibilidades de padecer un melanoma u otro cáncer de piel. 


Fuentes:
Medline Plus (Biblioteca Nacional de Medicina de los EE.UU.)

jueves, 29 de junio de 2017

Temporada de baño: toda precaución es poca

Estamos entrando en el verano y empieza la temporada de baño. Quienes tenemos hijos, sobre todo si son pequeños, estamos deseando verlos disfrutar, primero con su flotador o manguitos. Más adelante queremos que empiecen a desenvolverse, a aprender a nadar, alejarse solos del borde de la piscina, hacer un ancho, bucear... Y a ellos les gusta enseñarnos una y otra vez lo que van aprendiendo, pues ven como un logro tirarse de bomba, de cabeza, etc.

Desgraciadamente, todos los años ocurren ahogamientos, sobre todo de niños. La mayor parte se producen en piscinas privadas y, en su mayoría por supervisión insuficiente. Un pequeño despiste de un minuto o dos puede tener un desenlace fatal. Y no podemos olvidar que en las estadísticas se incluyen solamente los fallecimientos, pero también hay casos de graves secuelas permanentes por privación de oxígeno. En el caso de bebés, unos pocos segundos y unos pocos centímetros de agua pueden ser suficientes para que ocurra una desgracia.
Valla de seguridad

No está de más recordar que los buenos propósitos están muy bien, pero no bastan. Un bebé o un niño de pocos años necesita supervisión constante, nadie está libre de que un imprevisto nos haga distraernos: una llamada telefónica con algo urgente, un hermanito que se cae de la bici y se hace sangre, alguien inesperado llamando al timbre..., circunstancias que no podemos controlar y nos hacen desviar la atención apenas un minuto.

Por otra parte, últimamente se están popularizando las piscinas elevadas, que generalmente dan una falsa sensación de seguridad, por el hecho de no estar a ras de suelo. Pero en cuanto pasan de 90 centímetros o 1 metro de altura suelen tener escalera, convirtiéndose, por tanto en fácilmente accesibles. Cualquier niño de un año o año y medio que ya sepa andar y pueda subirse con facilidad a una cama, silla, etc., podría subir por esa escalera.

Las piscinas públicas y las de comunidades de vecinos tienen su propia normativa de seguridad (aunque no consigue eliminar los accidentes completamente). Pero en las piscinas particulares se produce todos los años un considerable número de ahogamientos. Así que te proponemos una serie de consejos básicos:
  • La supervisión constante por parte de un adulto es la primera norma de seguridad. Es una tarea que no se debe dejar en manos de un niño mayor y debe ser una vigilancia activa, pues es muy fácil distraerse con un móvil y perder la noción del tiempo que llevamos sin supervisar a los más pequeños.
    Chaleco, mejor que flotador (Im. de 123rf.es)
  • La norma 10/20 que promueve la Asociación Nacional de Seguridad Infantil puede servirnos como guía para esa "supervisión activa": cada 10 segundos el adulto responsable de la vigilancia debe mirar a la piscina si hay niños dentro o alrededor de ella y debe llegar a ella en menos de 20 segundos.
  • Es imprescindible una valla de seguridad alrededor de la piscina, de altura suficiente (mínimo 1,20 m) y diseño adecuado para impedir que el niño la salte con facilidad. Tendrá que estar dotada de una puerta con un cerrojo que no sea fácilmente accionable por el pequeño.
  • La valla puede complementarse, especialmente en el caso de piscinas a ras de suelo, con una cubierta de seguridad, pero tiene que ser una verdadera cubierta de seguridad, no una simple manta térmica. El problema de estas cubiertas es la pereza que suele dar colocarlas cada vez que se termina el rato de baño y luego volver a abrirlas, por lo que frecuentemente se dejan abiertas todo el día.
  • Conviene no dejar a la vista juguetes flotando que puedan llamar la atención del niño y hacer que quiera cogerlos, lo cual le invitaría a intentar sortear todos los obstáculos para llegar a ellos.
  • En el caso de piscinas elevadas con escalera portátil, es muy importante quitar la escalera y guardarla alejada de la piscina, en un sitio al que el niño no tenga acceso, pues podría subir y caerse. Si no está bien alejada, el niño podría empujarla y acercarla a la piscina. Un buen sistema, si la piscina tiene altura suficiente, es dentro de la misma, alejada del borde, de manera que los pequeños no puedan alcanzarla.
    Alarma de inmersión para piscinas
  • Si, por su edad y aún escasa destreza en el agua, el niño necesita dispositivos de flotación, los manguitos y flotadores no proporcionan suficiente seguridad. Tendrán que ser chalecos debidamente homologados, con marcado CE y adecuados al tamaño y peso de cada niño.
  • Las alarmas para piscina no son muy conocidas, a pesar de que aportan seguridad adicional en caso de inmersiones accidentales. Existen modelos tanto para piscinas elevadas como para las de suelo, en un amplio rango de precios y con diferentes prestaciones. En general se activan cuando un sensor detecta determinadas vibraciones en el agua. Suelen tener sensibilidad ajustable, para evitar que hojas, insectos, pájaros, etc., las activen. Proporcionan un plus de seguridad interesante que no necesita una inversión elevada, pero es importante comprobar periódicamente su funcionamiento, las pilas o baterías, etc., así como activarlas y desactivarlas cuando sea necesario. Un inconveniente es que pueden activarse accidentalmente en caso de mucho viento. También es necesario tener en cuenta las dimensiones de la piscina y escoger el modelo adecuado a ellas.

En definitiva, junto con la supervisión activa del adulto, hay sistemas que permiten que los períodos de baño de nuestros hijos en la piscina constituyan una experiencia de diversión y aprendizaje, en la cual no debemos renunciar en ningún momento a su seguridad.

domingo, 28 de mayo de 2017

"¡Bueno para mí!" es... Bueno para ti

Celiaquía, intolerancia a la lactosa, alergia a los cacahuetes o al marisco... Cada vez hay más productos en los estantes de los comercios. Así cada día es más complicado llenar la cesta de la compra, especialmente cuando hay alergias, intolerancias u otros factores que limitan de cualquier modo la selección dentro de la amplia oferta disponible. Además, cada día hay más preocupación por el bienestar y por cuidar la alimentación, como factor que mejora la salud. 

Pero hoy queremos presentarte una aplicación que puede ayudar en esta tarea, y no sólo en las alergias o intolerancias que te hemos mencionado, sino en bastantes más. Se trata de Bueno para mí, una aplicación que analiza los ingredientes de los productos que vas a comprar y te avisa en caso de que alguno de los ingredientes no sea bueno para ti, de acuerdo con el perfil que hayas definido previamente.

Hay muchas apps sobre una alergia o intolerancia concreta, pero ésta no solo incluye los 14 alérgenos principales de declaración obligatoria (gluten, crustáceos, huevos, pescado, cacahuetes, soja, lácteos, frutos de cáscara, apio, mostaza, sésamo, dióxido de azufre y sulfitos, moluscos y altramuces), sino 23 condicionantes más. Entre ellos, algunos que, por razones culturales, religiosas (Budismo, Haram/Halal, Kosher) o por preferencias personales (vegetarianismo, veganismo) decides evitar. Puedes consultar la lista completa en su página web www.buenoparami.com

Esto es lo primero que, a nuestro juicio, la hace diferente de otras aplicaciones: la alta personalización del perfil de usuario, que puedes modificar cuando quieras para añadir, cambiar o eliminar características. Además, puedes incluir hasta cuatro perfiles diferentes en la misma app, por lo sirve para distintas personas con distintas alergias o intolerancias en el mismo dispositivo.

El funcionamiento es sencillo. Una vez instalada la aplicación, puedes optar por registrarte o continuar en "modo demo", o sea, sin registro. Este modo es totalmente funcional, aunque si deseas utilizar tus perfiles en más de un dispositivo, registrándote como usuario simplificarás la tarea. En la parte de abajo de la pantalla, en el centro, hay un botón que activa el escáner. Colocando frente a la cámara del smartphone o la tableta el código de barras del producto, se escaneará rápidamente y te mostrará en pantalla el nombre del producto (si se encuentra en su base de datos) y unas barras de colores con la información del perfil que hayamos elegido: 14 alérgenos principales, lactosa, altramuces..., o lo que deseemos. Los colores rojo, amarillo o verde, muestran respectivamente presencia del producto correspondiente (rojo), si contiene trazas o es necesario comprobar el envase (amarillo) o si se encuentra libre de dicho producto (verde). Tocando en cada una de las barras de color se amplía la información que contiene. También se muestran otros ingredientes, así como tres botones para indicar si la información mostrada es adecuada, errónea o si se envía un comentario adicional.

Esta última característica es importante, pues permite la colaboración de los usuarios, que pueden enviar correcciones (si se observasen en algún producto), ampliar la información o enviar datos de algún producto que no se encuentre en sus bases de datos. Hicimos la prueba enviando una foto y datos de un producto y al día siguiente, sábado ya estaba incluido, lo cual nos pareció muy rápido. En nuestras pruebas con productos habituales de la cesta de la compra, hemos hecho un muestreo de diversos alimentos (embutido, queso, conservas, snacks, lácteos...) de marcas comerciales y marca blanca de varias cadenas de alimentación distintas y la aplicación contenía información de aproximadamente el 90% de los productos. Según su web tiene información de unos 50.000 productos.  Pero con esa rapidez de actualización, los usuarios pueden enviar datos de los productos que aún no estén en esa base de datos, procedimiento sencillo que ayudaría a que esas bases de datos se ampliasen cada vez más.

Cuando escaneamos un producto y nos muestra su nombre, podemos añadirle etiquetas personalizables. Por defecto vienen las etiquetas "favoritos" y "lista de la compra", pero podemos modificarlas e incluso añadir otras a nuestro gusto.

En la parte inferior de la pantalla, a la derecha del botón de acceso al escáner, vemos el icono de una lupa, que nos lleva a otra pantalla con un buscador de aditivos alimentarios, los famosos "códigos E". Sólo hay que introducir el número correspondiente y nos mostrará la información pertinente de inmediato. Además, en la parte izquierda hay otro botón con una flecha hacia atrás, que muestra el historial de productos que hemos escaneado anteriormente.

En cuanto a la instalación y funcionamiento, hemos probado la versión para Android de Bueno para mí en un Samsung Galaxy S7 Edge con Android 7.0 y en un iPad Pro con iOS 10.0.1. En ambos casos, la aplicación funciona con fluidez, el escaneo de los códigos de barras es sencillo y preciso y no se ha colgado en ninguna de las dos plataformas. Ambas versiones son gratuitas, lo cual siempre es de agradecer y, además, sin publicidad. En el caso de algunos productos que no están en su base de datos, ofrece la posibilidad de ver información en Amazon, pero no de forma intrusiva ni inadecuada. Si los gestores de esta app tienen algún tipo de acuerdo comercial con Amazon, nos parece totalmente lógico, pues de alguna forma hay que conseguir que una aplicación como esta, de calidad y sin anuncios, sea económicamente sostenible. Puedes ver y descargar la versión para Android pulsando en este enlace y la versión de iOS pulsando en este otro.

Es importante recordar que esta app es una buena ayuda, pero en caso de alergias o intolerancia severas y condiciones físicas similares, conviene leer el etiquetado de los productos para asegurarnos. Y también que esta aplicación está diseñada para ser utilizada en España, los códigos de barras de productos que no se encuentran disponibles en España es muy posible que no sean reconocidos (No es un problema de la aplicación).

En conclusión, nos ha sorprendido la agilidad de esta app, su más que correcto funcionamiento, sus capacidades de personalización y su amplio abanico de perfiles. Si a todo ello sumamos que es gratis, te recomendamos que la pruebes, la utilices y contribuyas enviando más productos para que siga mejorando.


Nota: Clínica Panaderos no tiene relación comercial ni otro de interés particular en ninguna de las aplicaciones o webs recogidas en esta entrada. Su único interés es ofrecerte información que puede ser de interés para ti. Sin embargo, no olvides que todos estos recursos son solamente una ayuda, pero no pueden sustituir el consejo de un profesional. En caso de duda o ante cualquier patología o condición física que lo requiera, consulta a tu médico.

domingo, 14 de mayo de 2017

¿Quieres vivir más? Haz ejercicio en el trabajo (y II)

En nuestra anterior entrada te hablábamos de los peligros del sedentarismo, especialmente cuando las largas horas sentado en la oficina frente a una pantalla se complementan con horas de sofá, tele y móvil (o tablet) en casa. Y te dábamos un primer consejo: caminar durante dos minutos cada hora de trabajo, para romper ese hábito tan perjudicial.

Pero hay muchos otros ejercicios que se pueden hacer en la oficina, con los que, aparte del sedentarismo, combatirás los dolores de cuello y espalda, el síndrome del tunel carpiano y otros problemas de salud. Para ello, una buena solución es instalarte en el móvil una aplicación que te lo recuerde. Hay apps para móvil o tablet que contienen rutinas de ejercicios a realizar para ejercitar distintas partes del cuerpo en tu lugar de trabajo. Algunos de los ejercicios que proponen, dependiendo de tu puesto de trabajo concreto y tu situación, no podrás realizarlos, pues en una oficina de cara al público, no es conveniente ponerse de pie y hacer estiramientos de piernas. Pero otros muchos sí. Simplemente, prueba y selecciona los que mejor te convengan. Lo malo de la mayoría es que están en inglés, pero, aunque no domines ese idioma, las hay muy fáciles de entender o tienen animaciones que te permiten seguirlas sin ninguna dificultad. 

Una aplicación que puede serte útil, no solo para la oficina, y está en español es Estiramientos. Incluye diferentes tablas de estiramientos adecuadas para antes y después de diversos ejercicios y deportes: atletismo, fútbol, baloncesto, balonmano, ciclismo, escalada... También hay tablas para distintas zonas del cuerpo: brazos, caderas, cervicales, espalda, etc. Otras, para músculos o grupos musculares concretos: bíceps, cuádriceps, glúteo, intercostales... Y los que aquí nos interesan, que son los ejercicios para la oficina, se encuentran bajo el apartado "Especiales", junto con otros para la ciática, lumbalgia, relajación de espalda, etc.

Esta app incluye un cronómetro que nos va indicando el tiempo que tenemos que mantener cada estiramiento, cuándo tenemos que cambiar de ejercicio o reposar, etc. También permite realizar ajustes como efectos de sonido (indicaciones verbales de cada ejercicio, efectos de sonido cada segundo), mantener la pantalla encendida, etc. En el apartado de ayuda contiene un texto inicial sobre introducción a los estiramientos, qué son, sus beneficios, cómo se hacen y otras informaciones que pueden estar bien para un primer momento. También tiene una botonera en la parte inferior de la pantalla con los típicos controles de sonido, avance, avance rápido y retroceso, para que puedas realizar la rutina automáticamente sin interrupciones para manejar la aplicación.

Además permite crear tu propia tabla, marcando como favoritos (estrella en la parte superior derecha de la pantalla) los ejercicios que te interesen, por lo que puedes excluir de cualquier tabla ejercicios que no te convengan o mezclar ejercicios de diferentes tablas.

La aplicación es gratuita (aunque lógicamente incluye algo de publicidad en la parte inferior, que no resulta en ningún momento intrusiva) y está disponible para smartphones o tablets con Android versión 3.0 o superior, y ocupa algo más de 14 Mb. Ha tenido más de un millón de instalaciones y tiene una valoración de 4,1/5 en Google Play. Puedes verla y descargártela gratuitamente en este enlace.

Como sugerencias de mejora señalaríamos la conveniencia de incluir más ejercicios de manos en la rutina de oficina (para prevención del síndrome del túnel carpiano y otros problemas), así como de incorporar un recordatorio para que avise cada cierto intervalo para hacer los ejercicios, con el fin de que, al menos durante los primeros días, nos acostumbremos a hacerlos. Algunos usuarios también han apuntado la conveniencia de que el cronómetro de los ejercicios sea personalizable para adaptar su duración. Nuestra opinión es que puede ser útil y, al ser gratis, no cuesta nada probarla. Si no tienes un teléfono Android, existe también una versión web que puedes utilizar. Está disponible en www.estiramientos.es.

Ya hemos dicho antes que muchas apps para ejercicios en la oficina están disponibles solamente en inglés. Una de las más valoradas es 100 Office Workouts, de Darebee.com, en cuya web también incluye los contenidos de la aplicación. No tiene explicaciones para cada ejercicio, ni alarma para recordatorios y el vocabulario no es siempre sencillo para alguien que no domine ese idioma, pero las imágenes suelen ser suficientemente explicativas y tiene, como su nombre indica, 100 rutinas distintas agrupadas en 10 categorías. El temporizador dispone de intervalos de 10, 20 y 60 segundos.

Está disponible para Android 4.0.3 y superiores en dos versiones, una gratuita, con una valoración de 4,7/5 por parte de los usuarios, que puedes ver en este enlace, y otra de pago, por 1,29€, que puedes ver aquí. Las dos aplicaciones son idénticas y ninguna de las dos contiene publicidad. La de pago es, simplemente, una donación para contribuir al mantenimiento del proyecto.

Estas apps son solamente dos ejemplos, pero puedes encontrar muchas otras, también para iOS (iPhone, iPad) o para ordenadores, tanto descargables como a través de la web. Lo importante es que te decidas a dar el paso de romper con el sedentarismo en el trabajo y mejores tu bienestar y tu salud en general.

Cuídate y déjanos cuidarte!!! 

Nota: Clínica Panaderos no tiene relación comercial ni otro de interés particular en ninguna de las aplicaciones o webs recogidas en esta entrada. Su único interés es ofrecerte información que puede ser de interés para ti. Sin embargo, no olvides que todos estos recursos son solamente una ayuda, pero no pueden sustituir el consejo de un profesional. En caso de duda o ante cualquier patología o condición física que lo requiera, consulta a tu médico.

sábado, 29 de abril de 2017

¿Quieres vivir más? Haz ejercicio en el trabajo (I)

Con motivo del Día del Trabajo, vamos a centrarnos hoy en las personas que pasan mucho tiempo sentadas en la oficina. Los riesgos de pasar ocho o más horas sentados son ya conocidos e incluyen aumento de peso, problemas metabólicos como aumento de colesterol y glucosa, posible aumento de la probabilidad de padecer determinados tipos de cáncer (próstata, ovarios, colon, pulmón...), problemas de articulaciones y dolor muscular, ansiedad, depresión, etc. Hay incluso estudios que afirman que una elevada tasa de sedentarismo es más perjudicial incluso que fumar (sin querer, de ninguna manera, minimizar los riesgos del tabaco). Y, aunque hay gente que, después de pasar tantas horas sentada en el trabajo, hace ejercicio físico fuera de la jornada laboral, esos riesgos no desaparecen pues un rato de ejercicio físico intenso no compensa los efectos negativos de tantas horas sentadas.
Imagen de "Medical Gallery of Blausen Medical

A estos efectos se suman los producidos en manos y brazos por movimientos repetitivos, al pasar muchas horas trabajando con teclados, como las tenosinovitis, el síndrome del túnel carpiano, etc., y en la visión, por mirar durante mucho tiempo pantallas de ordenador, tabletas y smartphones, como la fatiga ocular o el ojo seco. También los malos hábitos posturales durante horas y horas pueden causar muchos problemas en la musculatura dorsal, cervical, etc., que se verán agravados en el caso de equipamiento ergonómicamente inadecuado (sillas y mesas más bajas o altas de lo necesario, no graduables, pantallas viejas, de mala calidad o mal calibradas...).  Todos estos efectos negativos no son tan peligrosos, pero, si no se previenen ni se tratan a tiempo, pueden acabar repercutiendo en la calidad de vida e incluso ser altamente incapacitantes.

Por otra parte hay estudios que señalan la probabilidad de que los hábitos que adquirimos en el lugar de trabajo se mantengan fuera de él, de manera que personas muy sedentarias en la oficina tienen más probabilidad de continuar siendo sedentarias en casa, pasar muchas horas sentadas frente a la tele, el móvil o la tableta, incrementando así los riesgos. 

Imagen de www.hks.uk
No es menos cierto que, para muchos, por las características del puesto de trabajo o por la poca conciencia de los jefes en estas cuestiones, no les resulta fácil romper esa rutina perjudicial. Por ejemplo, el consejo de levantarse uno o dos minutos cada hora y pasear por la sala o el pasillo a menudo es juzgado como "ya estás perdiendo el tiempo, no eres capaz de centrarte ni estar un rato sentado", etc. Como si pasar horas y horas sentado sin moverse fuese a repercutir en un aumento de la productividad, cuando en muchos casos es justamente lo contrario.

Lo bueno es que no es necesario interrumpir constantemente la actividad laboral, ni realizar ejercicios de alta intensidad durante períodos prolongados. Según algunos estudios, como el National Health and Nutrition Examination Survey (EE.UU. 2015) de Centers for Disease Control and Prevention  levantarse de la mesa de trabajo y caminar durante solo dos minutos reduce el peligro de muerte prematura asociado al sedentarismo hasta en un 33%.

Así que, si trabajas en una oficina o un puesto de trabajo que requiera estar muchas horas sentado, este es nuestro consejo de hoy para que mejores significativamente tu salud: da un paseo de dos minutos (o algo más, si puedes) cada hora de trabajo. Romperás el hábito del sedentarismo ininterrumpido y mejorarás tu salud. Si tu jefe te llama la atención, explícaselo directamente o acude al servicio de salud de tu empresa. Seguro que podrás conseguir que entiendan que, tanto tu bienestar, como tu rendimiento laboral, mejorarán.

En una próxima entrada te daremos otros consejos para evitar los problemas del sedentarismo en el trabajo.

domingo, 16 de abril de 2017

¿Gluten sí? ¿Gluten no?

En una entrada anterior de este blog, ¿Dos litros de agua? ¿Cuatro? ¿Cuanta más, mejor? ya hablábamos del exceso de información sin filtrar, que ayuda a la proliferación de todo tipo de consejos de lo más dispares, que, en esa ocasión, centrábamos en la ingesta diaria de agua recomendable.

Otra de las modas actuales es la de los productos sin gluten. Advertencia: si eres una persona con celiaquía, sensibilidad al gluten no celíaca (SGNC) o algo similar, esta entrada no es para ti. Si padeces celiaquía o SGNC, evidentemente necesitas una dieta exenta de gluten, pero bajo supervisión médica, pues es al médico a quien corresponde el diagnóstico, tratamiento y seguimiento, y quien te proporcionará una dieta que, sin contener gluten, sea equilibrada para evitar carencias de determinados nutrientes o exceso de otros, generalmente en colaboración con un dietista-nutricionista. También puede beneficiarte en el caso de algunas enfermedades autoinmunes, pero son los especialistas quienes pueden (y deben) aconsejarte. Y actualmente se está investigando la relación del gluten con determinados trastornos neurológicos en casos de personas celíacas o con SGNC, relación que aún no está clara; pero algunos de esos trastornos mejoran con una dieta exenta de gluten.

Pero hay gente que, sin tener ninguno de estos problemas, ni alergia al trigo, se ha autoimpuesto eliminar totalmente el gluten de su dieta sin ninguna necesidad. Porque sí, o porque se lo han dicho, o porque lo ha leído en Internet. Y parece que, por seguir una dieta exenta de gluten, su vida va a mejorar de repente, su aparato digestivo va a trabajar mucho mejor y todo va a ser un derroche de bienestar y vitalidad. No podemos obviar el hecho de que los productos sin gluten son considerablemente más caros que los que lo contienen, por lo que la industria alimentaria que produce estos alimentos tiene bastante interés en que los consumamos y, cuantos más, mejor. Tampoco podemos obviar la obsesión por los productos "sin" en un sector nada despreciable de la sociedad. Hay personas que buscan por las grandes superficies, tiendas de alimentación orgánica, herbolarios, etc., toda clase de productos sin. En muchos casos, el único criterio es que en el envase ponga algo parecido a un sello de diferente color, una referencia a algún producto químico de nombre extraño y una supuesta mejora en la salud, la energía, el vigor... Si, además, se lo ha recomendado un conocido o lo ha leído en Internet, mejor que mejor.

En las Sesiones Científicas 2017 sobre Prevención, Estilo de vida y Salud Cardiometabólica de la Asociación Americana del Corazón [] se presentó en marzo un estudio de seguimiento a largo plazo (que agrupaba otros tres estudios) sobre unas 200.000 personas, que fueron entrevistadas y controladas en sucesivas ocasiones durante 30 años. Ni el tamaño de la muestra, ni la duración del estudio son factores a pasar por alto. En él se puso de manifiesto que las personas con una ingesta menor de gluten tenían un riesgo más alto de padecer diabetes tipo II. ¿Quiere esto decir que el gluten protege específicamente de la diabetes? No, del tipo de estudio no puede llegarse a esta conclusión sin más. Harán falta más estudios para precisar estos aspectos. Pero el hecho es que quienes tomaron menos gluten, tenían también la tendencia a consumir menor cantidad de fibra (que se encuentra con frecuencia en los cereales) y esto sí es un factor de riesgo en el desarrollo de la diabetes tipo II.
Imágenes de www.shutterstock,com

Además, una dieta exenta de gluten en personas que no la necesitan puede producir aumento de peso, descontrol de la tensión anterial, alteraciones de la función intestinal, así como carencia de algunas vitaminas y minerales. Por ello en celíacos y personas con SGNC, su dieta debe estar siempre supervisada por su médico, así como por un dietista-nutricionista que personalice esa dieta exenta de gluten para compensar las posibles deficiencias.

Por último, conviene aclarar que intolerancia al gluten no es lo mismo que intolerancia al trigo. Aunque pueden compartir los síntomas digestivos típicos de la celiaquía, los intolerantes al trigo no celíacos deben seguir una dieta exenta de trigo, pero no de gluten, pues éste, además de estar presente en el trigo, también se encuentra en otros cereales que los celíacos deben evitar, pero los intolerantes al trigo sí pueden consumir, tales como la cebada, la avena o el centeno.

En conclusión, no hay hasta la fecha ninguna evidencia científica de que seguir una dieta sin gluten en personas que no lo necesitan mejore la salud y sí la hay (aunque son necesarios más estudios) de que puede ser perjudicial para quienes no la necesitan. Así que no te dejes llevar por el "me han dicho", ni por el "he leído". Y, en caso de duda, los médicos y dietistas-nutricionistas estamos para algo. Consulta!!!


viernes, 31 de marzo de 2017

31/03: Día mundial contra el cáncer colorrectal: como siempre, prevención

El 31 de marzo se celebra el día mundial contra el cáncer de colon, o contra el cáncer colorrectal, como también se llama esta campaña. El cáncer de colon es el más frecuente en España, teniendo en cuenta ambos sexos (el primero en hombres es el de próstata y en mujeres, el de mama) y afecta con mayor frecuencia a los mayores de 50 años. Su diagnóstico precoz facilita la curación, que se estima en torno al 90%, si se detecta en etapas tempranas.

La predisposición al cáncer de colon está determinada por factores sobre los que no tenemos control, como:
  • el envejecimiento
  • antecedentes personales o familiares de pólipos colorrectales o cáncer colorrectal
  • antecedentes personales o familiares de enfermedades inflamatorias del intestino (colitis ulcerosa, enfermedad de Crohn...)
  • otros síndromes hereditarios, como la poliposis adenomatosa familiar o el síndrome de Lynch
  • otros factores étnicos y raciales (que no porcentualmente muy significativos en nuestro país).
  • diabetes tipo II.
Imagen de www.dreamstime.com
Además hay otros factores que predisponen al cáncer colorrectal que sí pueden ser controlados por nosotros, tales como:
  • Sobrepeso y obesidad: el sobrepeso o la obesidad (especialmente si se tiene una cintura grande) aumentan el riesgo de cáncer de colon tanto en los hombres como en las mujeres, aunque esta asociación parece ser mayor entre los hombres.
  • Inactividad física.
  • Ciertos tipos de alimentos: consumo frecuente de carnes rojas y carnes procesadas (salchichas y ciertos tipos de embutidos). También el tipo de cocinado de los alimentos, como los fritos, asados o a la parrilla, especialmente si están muy tostados, predispone a diversos tipos de cáncer, aunque no está claro en qué proporción influyen específicamente en el colorrectal. Por el contrario, un alto consumo de verduras, frutas y fibras integrales ha sido relacionada con un menor riesgo de padecer cáncer de colon.
  • Fumar: todo el mundo sabe que es una de las principales causas del cáncer de pulmón, pero también incrementa el riesgo de otros tipos, como el de vejiga o el de colon.
  • Consumo de alcohol.

Estos factores de riesgo controlables son comunes a otros tipos de cáncer y muchas otras enfermedades, por lo que nunca está de más insistir en la necesidad de llevar un estilo de vida saludable. Pero también hay que aprovechar la detección precoz, que se lleva a cabo en primer lugar con el Test de Sangre Oculta en Heces (TSOH), una sencilla prueba que, en caso de resultar positiva, se completa con una colonoscopia para visualizar el objetivo del sangrado e iniciar el tratamiento pertinente, si es necesario. 

En nuestro país, el TSOH se incluyó en la cartera básica común de servicios del Sistema Nacional de Salud, pero todavía no está implantado en todas las Comunidades Autónomas. Se estableció como límite el año 2024 para que todas las CCAA tuvieran cobertura total de prevención del cáncer de colon. Por ello, lo mejor es que hables con tu médico, especialmente si tienes más de 50 años y/o alguno de los antecedentes personales o familiares que antes hemos mencionado, para que te indique el camino a seguir en la prevención del cáncer colorrectal. Tu salud y bienestar no merecen menos.

Puedes ver más información en la web de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC)

martes, 21 de marzo de 2017

¿Dos litros de agua? ¿Cuatro? ¿Cuanta más, mejor?

Estamos en tiempos de acceso a la información masiva, pero, desgraciadamente, sin ningún tipo de filtro o criterio que nos permita distinguir lo adecuado, o lo cierto, de lo inadecuado e, incluso, lo falso.  Las biblias del bienestar proliferan por todas partes con consejos de lo más dispares. Y se multiplican los comentarios, diagnósticos y consejos de personas cercanas que han leído en Internet, o alguien les ha dicho que tal producto es buenísimo o que tal otro es fatal para la salud. Regímenes restrictivos, que suprimen grupos enteros de alimentos, personas que se lanzan a intentar hacer maratones sin comprobar si tienen la preparación física y la salud adecuadas, dietas (como la lighter life o dieta del agua) que recomiendan 4 o más litros de agua al día...

Hablemos del agua: desde hace años se viene insistiendo en la necesidad de beber al menos dos litros diarios de agua para mantener el organismo convenientemente hidratado. Y es cierto que nuestro cuerpo debe estarlo para funcionar adecuadamente y evitar problemas de salud que, a largo plazo, pueden llevar incluso a la muerte. Pero eso no quita para someternos a la tiranía de las cantidades: "hay que beber dos litros de agua al día". ¿Todos igual? ¿Un adulto de 80 kg de peso que trabaja en la construcción al aire libre necesita la misma cantidad de agua que otra de 50 kg que trabaja sentada en una oficina con calefacción en invierno y aire acondicionado en verano? Un adolescente de 18 años que, después de seis horas de clase, haga un par de horas de deporte, ¿necesita beber lo mismo que una persona de 85 años, que pasa buena parte del tiempo sentada y su actividad física diaria es mínima? Es evidente que no. Tampoco, una persona con estreñimiento crónico que una con un tránsito intestinal menos problemático.

Otro factor a tener en cuenta es el tipo de alimentación: no es lo mismo que una persona tome cinco raciones de frutas y verduras al día, que si no las prueba. O que tome dos o tres vasos de leche, o infusiones, refrescos (por más que no los recomendemos, si son azucarados), zumos, cerveza... Para calcular la ingesta total de agua diaria tenemos que incluir todos esos alimentos que no son estrictamente vasos de agua, pero que aportan una gran cantidad de ella. Y beber agua en exceso puede causar muchos problemas de salud, como:
  • Problemas de sueño, e incluso insomnio, por la necesidad de levantarse varias veces a orinar en medio de la noche.
  • Sudoración extrema, o hiperhidrosis: si bien hay personas que tienen este problema médico por alteración de las glándulas sudoríparas, también las hay que pueden agravar esta condición al beber en exceso, pues el sudor es, junto con la orina, una forma que tiene el cuerpo de librarse del exceso de agua. 
  • Sobrecarga renal: un exceso de ingesta de agua hace que los riñones trabajen en exceso y no les dé tiempo a filtrarla y eliminarla, por lo que se acumula un exceso de agua en la sangre y las células, lo cual a su vez causa...
  • Desequilibrio hidroelectrolítico (la cantidad de sustancias minerales que el organismo necesita para funcionar correctamente). Por ejemplo, la cantidad de sodio en sangre,  debe estar entre 135 y 145 milimoles por litro. Si baja, aunque sea ligeramente, se pueden empezar a experimentar síntomas adversos, como dolor de cabeza, náuseas, fatiga, desorientación..., que indican una posible intoxicación por agua. En casos extremos, esta alteración puede causar inflamación del cerebro, coma y, finalmente, la muerte.
    Imagen de Shutterstock
Afortunadamente, muchos médicos y expertos en nutrición ya contestan a la pregunta: "¿cuánta agua tengo que beber?" con una respuesta mucho más adecuada: "la que necesites". ¿Y cómo sabemos cuánta necesitamos? Por suerte, contamos desde hace miles de años con un maravilloso mecanismo que se llama sed. Si tienes sed, necesitas beber. Y beber por obligación, cuando no la tienes, puede ser hasta peligroso. Hablamos, por supuesto, de personas en condiciones físicas "normales", sin ninguna enfermedad o condición que altere este mecanismo, como podría ser el caso de adultos mayores y los bebés o niños muy pequeños, que pueden tener menos sensación de sed y, por tanto, sufrir deshidratación más fácilmente.

Por ello, te recomendamos que, si estás bien de salud y no tienes otros problemas o condiciones físicas adversas, confíes más en tu sed y menos en los consejos de quienes han leído, les han contado o se han dado cuenta. Y en todo caso, seguro que tienes a tu médico, que podrá echarte una mano y aconsejarte como es debido, para que bebas lo necesario. Ni más, ni menos.

martes, 28 de febrero de 2017

Mujer: controla tus ciclos (y más) de otra forma

Quedaron atrás los tiempos en los que el control del ciclo menstrual de las mujeres se limitaba a marcar con una equis el primer día de la menstruación en un calendario de bolsillo, que se guardaba en uno de los compartimentos más ocultos de la cartera. Afortunadamente muchos tabúes van dejando de serlo y la tecnología también ayuda poder llevar un control más preciso y mucho más preciso y adecuado de los ciclos mentruales. ¿Por qué no sustituir ese viejo calendario por una aplicación mucho más completa para tu smartphone o tablet?

La aplicación Pocket Cycle se encuentra entre las 5 mejores apps de salud en 63 países. En Google Play España aparece con el nombre de "Calendario Menstrual", pero una vez instalada en el móvil es "Mi calendario". Los nombres pueden llevar a confusión, pero la imagen ayuda a identificarlo de inmediato. Con ella podrás, controlar tus períodos, ya sean regulares o irregulares, y mucho más:  la posibilidad de embarazo todos los días, del moco cervical, del IMC, las relaciones sexuales, el peso, la temperatura, síntomas o estados de ánimo, al igual que su diario personal del período. También ayuda a mantener tu bienestar, bajar de peso y mantener tu salud.

Sus funcionalidades más importantes, según la descripción de Google Play son:
  • Recordatorio de la píldora y el período: recordatorios de métodos anticonceptivos, incluyendo la píldora, el anillo, el parche y la inyección.
  • Seguimiento del período y la fertilidad:
    • La menstruación, los ciclos, la predicción de la ovulación, le ayudarán a tener todo planeado.
    • Calculadora de la ovulación y seguimiento, con posibilidad de aviso.
    • Calcula el período y la fertilidad, también con avisos seleccionables.
  • Intento de embarazo y control del nacimiento:
    • Seguimientos de los síntomas fértiles, al igual que la firmeza de la cervical, el moco cervical, abertura cervical.
    • Verificar la posibilidad de embarazo cada día si quieres controlar el nacimiento.

Con una cuenta de Google puedes hacer copias de seguridad de tus datos y restaurarlos, en caso de que cambies de móvil o tengas que formatearlo, así como enviarlos a tu correo electrónico. También admite contraseña para proteger la privacidad y el uso de varias cuentas de usuaria en la misma aplicación. Tiene, además, otras funcionalidades como un diario en el que puedes anotar cualquier dato de interés, así como foros para comentar o resolver dudas con otras usuarias.

En cuanto a instalación y uso, la hemos probado en un Samsung Galaxy S7 Edge con Android 6.0.1 y ha funcionado de forma fluida, sin "cuelgues" ni "lags". Mi calendario está disponible en una versión gratuita (que es la que hemos instalado), que contiene anuncios, aunque no llegan a ser molestos. Tiene una valoración de 4,7/5 y ha tenido más de 50 millones de descargas. Puedes descargarla en este enlace. La versión Pro elimina los anuncios, aunque no añade ninguna funcionalidad a la gratuita, cuesta 5,99€ y está disponible aquí, aunque, sinceramente, si no te resulta demasiado molesta la publicidad, la versión gratuita sirve perfectamente.

También está disponible para iOS en iTunes, en versión gratuita, desde la cual puedes eliminar la publicidad, pagando 2,99 dólares. Requiere iOS 7.0 o posterior y es compatible con iPhone, iPad e iPod touch, y también con Apple Watch para iPhone.

Hay muchas otras aplicaciones para controlar el período menstrual. Simplemente hemos elegido esta porque es muy completa, está muy bien valorada y la versión gratuita es totalmente funcional. Así que, si quieres olvidarte del calendario en tu cartera, te recomendamos esta opción.

domingo, 12 de febrero de 2017

Propósitos de Año Nuevo: ¿Todavía te duran? (y II)

En nuestra entrada anterior hablábamos dábamos algunas ideas para que puedas conseguir que tus propósitos de Año Nuevo, o al menos algunos de ellos, lleguen a buen puerto. A continuación te vamos a ofrecer algunas herramientas más, por si estás decidido a no abandonarlos definitivamente (hasta la próxima Nochevieja.

Hablábamos de que que el primer paso para conseguir un propósito está en convertirlo en un objetivo operativo y planificar adecuadamente las acciones que nos llevarán a lograrlo. Por supuesto, a continuación necesitamos la determinación para realizar esas acciones que hemos planificado. Pero, si en otras ocasiones no has conseguido ninguno de esos propósitos de Año Nuevo, ¿no habrá sido por dejarlos en simples propósitos, en lugar de concretarlos adecuadamente? Tal vez te pasa lo mismo año tras año. Así que conviene recordar esa famosa frase atribuida a Einstein: "Si quieres resultados distintos, no hagas siempre lo mismo". Por tanto, tendríamos que plantearnos cambiar la manera de abordar nuestros objetivos. Una buena idea puede ser apoyarnos en herramientas que nos permitan cambiar nuestra perspectiva y planificar nuestra vida diaria de otra manera.
Wunderlist, conocida app GTD

Hay diversas maneras, pero podríamos aplicar la metodología GTD para lograr alguno de nuestros propósitos. GTD quiere decir "Getting Things Done", que podríamos traducir simplemente por "Hacer las cosas", o mejor, "Conseguir hacer las cosas". Aunque se suele aplicar mayoritariamente a la productividad laboral, podríamos utilizarla perfectamente para conseguir nuestros objetivos personales y organizar nuestra vida. Hay aplicaciones multiplataforma para ordenador, smartphones y tablets, como Wunderlist, que pueden ayudarnos a organizar nuestras tareas estableciendo subtareas, recordatorios, fechas límite, prioridad, etc. Aunque nos gusta bastante, hay otras muchas que pueden servirte: Todoist, Any.do, etc.

App para contar sentadillas
Si tu propósito principal es hacer más ejercicio para ponerte en forma, también hay aplicaciones que pueden ayudarte y mantenerte motivado. Algunas apps están ligadas a "wearables" específicos, como las pulseras y relojes de actividad de Fitbit o pertenecen a marcas de accesorios deportivos, como Nike+ Running, o Runtastic, plataforma de software y hardware integrada en Adidas. Pero también hay otras gratuitas con tablas de ejercicios para hacer en casa, como las de Daily Workout Apps, otras aplicaciones más sencillas para contar flexiones (abdominales, sentadillas...), o para hacer yoga, como Daily Yoga...

También hay aplicaciones para ayudarte a dejar de fumar, como Smoke Free, tanto para Android  como para iOS, al igual que QuitNow! para iOS y Android

Si otro de tus propósitos pendientes es aprender un idioma, puedes aprovechar Busuu , así como Duolingo, ambas disponibles para Android, iOS o Windows. Aunque hay otras muchas, estas os están entre las más conocidas y valoradas.

Y, por fin, el último de los propósitos más frecuentes es pasar más tiempo con amigos y familiares. Y para ello no te vamos a recomendar ninguna aplicación, sino todo lo contrario: apagar el móvil o tablet y disfrutar de una buena conversación, un paseo, un café, una llamada telefónica o de las de toda la vida. En los contactos con las personas que más aprecias, siempre que la distancia lo permita, nada mejor que el cara a cara.

Cuídate y déjanos cuidarte!!!

Nota: Clínica Panaderos no tiene vinculación comercial, ni de ningún otro tipo, con las aplicaciones aquí presentadas. Sólo las incluye por ser representativas de una categoría, dentro de la cual tienen altas valoraciones por parte de los usuarios, y por ser gratuitas, al menos parte de sus funcionalidades.




domingo, 29 de enero de 2017

Propósitos de Año Nuevo: ¿Todavía te duran?

Han pasado pocas semanas desde las fiestas de Navidad, Año Nuevo y Reyes, días proclives a los propósitos de siempre: dejar de fumar, adelgazar, hacer más ejercicio, leer más y ver menos la tele... Propósitos que duran lo que duran. Según algún estudio, hay muchos propósitos que duran unos 12-15 días. Otros, un par de meses. Como muestra, respecto a hacer ejercicio, enero es el mes en que más personas se apuntan al gimnasio. En marzo, la mayoría de los que se apuntaron en enero ya lo han abandonado. ¿Y por qué se produce este abandono?

Hay diversas causas, pero la más importante es que los propósitos son algo muy general y bastante impreciso. Por ejemplo, si tu propósito es "tengo que adelgazar", puedes adelgazar 50 gramos o 10 kilos. En ambos casos habrás cumplido tu propósito, pero es muy probable que, si adelgazas 50 gramos, no estés satisfecho con tu logro. Para incrementar las posibilidades de conseguir esos propósitos, debemos transformarlos en objetivos operativos, mucho más concretos. Deberías saber cuánto quieres adelgazar, en qué plazo y si es un objetivo realista, para lo cual puede ser conveniente una consulta a tu médico. No todas las dietas son iguales ni el ritmo de adelgazamiento es el mismo para todos. Siguiendo la misma dieta, no va a adelgazar lo mismo una persona que pese 110 kg que otra que pese 56, evidentemente. Además, lo más importante es tu salud y, en eso, los profesionales podemos ayudar más que los consejos de amigos, familiares o compañeros de trabajo. Y recuerda, además, que en cuestión de pérdida de peso, los Reyes no existen.
¿Te hiciste demasiados propósitos?

Pero bueno, lo de la pérdida de peso es solamente un ejemplo, por ser uno de los propósitos más deseados y, también, que antes se abandonan. Ya hemos dicho que los propósitos se deben concretar en objetivos  más operativos, esto es, realistas, medibles, con plazos concretos y se deben formular por escrito para tenerlos presentes. También es una buena idea compartirlos con personas cercanas y, si es posible, que tengan el mismo objetivo. Es más fácil lograr un objetivo compartido que si lo haces solo tú y lo mantienes en privado. El apoyo y la motivación de otras personas en momentos de pereza pueden ayudar a vencer esa resistencia que nos hace abandonar los propósitos de año nuevo.

Así que, si este año, como muchos otros, tu lista de buenos propósitos va quedando relegada y sientes, como en muchas otras ocasiones, cierta frustración por no haberlos alcanzado, te recomendamos que retomes esa lista, ya sea física o mental, y hagas lo siguiente:


  • Elige uno solo de esos propósitos. Puede ser el que más frustración te cause, el que sea mejor para mejorar tu salud, o el que más te motive. Y mejor si es uno que reúna esas tres características.
  • Formúlalo por escrito en términos alcanzables, medibles y no demasiado ambiciosos. Recuerda: no "hacer deporte siempre", sino "caminar media hora tres días a la semana los próximos tres meses". 
  • Compártelo con amigos y familiares. Podrán recordártelo y, si alguien se anima a hacerlo contigo, te será más llevadero estas primeras semanas.
  • Tenlo a la vista: cuélgalo en una nota en un lugar visible, o configura recordatorios en tu móvil para que los primeros días "no se te olvide". Hay aplicaciones muy interesantes para que tu smartphone te ayude.
  • Fija un "disparador": un momento que se repita diariamente. Por ejemplo, cuando hayas jugado con tus hijos, antes de cenar, o cuando saques a pasear al perro... Un momento que sepas que va a pasar y que es adecuado para que te acuerdes de cumplir tu propósito. 
  • No abandones si un día no puedes cumplirlo: si por circunstancias no puedes caminar media hora, mejor camina diez minutos en lugar de decir: "mañana salgo". Cumplir un poco menos es más positivo que posponer. Anota en un calendario los días que realizas la actividad que te has propuesto, para poder hacer un seguimiento de tu desempeño.
  • Prémiate si lo vas consiguiendo y, una vez tengas consolidado tu objetivo, sube un poco el listón: tres veces a la semana 45 minutos de caminata, o sigues con media hora, pero cuatro días. Si has logrado lo primero que te propusiste, serás capaz de conseguir un poco más. 
Y si, por lo que sea, no consigues ese primer objetivo, no es necesario que esperes al próximo Año Nuevo. Comprueba si necesitas reformularlo y el primer día del próximo mes, por ejemplo, puede ser un buen día para empezar con más fuerza. Si ya tienes la intención de mejorar, solo necesitas dar un primer paso. Y luego otro...


domingo, 15 de enero de 2017

De niño mimado a tirano (y III): ¿Y si ya lo tenemos en casa?

En De niño mimado a tirano (I) hablábamos sobre las características de aquel y en qué momento traspasa el límite y se vuelve un tirano. En la segunda entrada sobre este tema tratábamos de dar pautas para evitar que se produzca esa transformación. Ahora tenemos que hablar de qué hacer si el niño ya es un tirano, si ya lo tenemos en casa y estamos, o él cree que estamos, bajo su dominio.

Cuando el niño o adolescente ha empezado a ejercer cierta violencia filioparental, ya sea psicológica, o incluso física, es evidente que hay que hacer algo. Y hacerlo pronto. Gritos, golpes o patadas a las puertas, sillas y otros muebles, dan paso a insultos, amenazas y pueden llegar a las agresiones físicas. Y son, por tanto, los primeros indicios inequívocos que de hay que actuar. Como ya dijimos anteriormente, el problema es serio. Según la Fiscalía General del Estado, se estima que en 2014 el 9% de los padres había sufrido alguna agresión física de sus hijos y cerca del 40%, violencia verbal o emocional. Y las más de 10.000 denuncias que, según algunas fuentes, se produjeron en 2015 por casos de violencia filioparental son la prueba de que es necesario hacer algo cuanto antes, para evitar llegar a estos extremos.

Imagen de es.123rf.com
Lo primero que tenemos que admitir es que la situación no va a mejorar por sí sola. El niño no va a madurar de repente, no va a volverse respetuoso y responsable de la noche a la mañana porque sí. Muchos progenitores se refugian pensado que son solamente signos de inmadurez, que hay que esperar y darle tiempo. Pero no es cierto. ¿Por qué habría de cambiar un niño al que así normalmente le va bien? Aunque tenga broncas y enfrentamientos, suele conseguir bastante de lo que persigue: le dan todos sus caprichos (o la mayor parte) y no le exigen responsabilidades. Así que, ¿para qué cambiar? Pero, tanto para su educación, como para la dinámica familiar, es imprescindible poner remedio a esta situación.

Lo segundo que debemos aceptar es que, si se ha llegado a estos extremos, muy posiblemente no seamos capaces de arreglarlo nosotros solos. En la mayoría de las casos hace falta pedir ayuda a un especialista, normalmente psicólogo o psicóloga con experiencia en niños, adolescentes y terapia familiar, que podrá orientarnos y realizar las oportunas intervenciones, las cuales habitualmente exigirán la implicación de toda la familia, pues quien está afectado no es sólo el niño, sino toda la unidad familiar. Y es posible que se haya llegado a esa situación límite, no sólo por el comportamiento de niño tirano, sino por la respuesta de los demás miembros de la familia a las constantes demandas de ese niño. Si no conocemos a ningún psicólogo especializado en estos temas, es muy posible que nuestro médico de familia pueda orientarnos para encontrar a la persona adecuada.

También es importante convencerse (a ello nos ayudará el especialista) de que no se trata de buscar culpables, sino soluciones. No es infrecuente que surjan tensiones entre los miembros de la pareja, sobre la actuación de uno de ellos en la educación del hijo: "Le has consentido demasiado, tenías que haber hecho esto o lo otro, lo has mimado mucho..." Eso sólo agrava las tensiones familiares y empeora el día a día, además de que normalmente no es cierto, pues estos casos no suelen ser responsabilidad de una sola persona. Así que, insistimos, no debemos buscar culpables, sino soluciones. El especialista nos ayudará a identificar las causas y, sobre todo, a encontrar las respuestas que debemos dar a las distintas situaciones que se nos vayan planteando en esta etapa de cambio y mejora.

Y, una vez hemos decidido hacer algo y pedir ayuda, debemos aceptar que no hay soluciones inmediatas y armarnos de paciencia, pues normalmente este problema se ha ido gestando a lo largo de años y la intervención familiar llevará tiempo. Con suerte, sólo unos meses, pero es posible que más. Además de esa paciencia también tendremos que mantenernos firmes: los cambios y actuaciones en que nos vaya guiando el especialista tienen que ser un compromiso a largo plazo. Normalmente las primeras semanas serán difíciles, pues el niño tirano verá amenazado su estatus y puede reaccionar enérgicamente. Pero, si nuestra respuesta es firme y decidida, acabará por ir modificando sus exigencias y adaptándose a una nueva dinámica familiar en la que ganará él y todo su entorno cercano.

Por último, en casos extremos, no quedará más remedio que pedir ayuda a los servicios sociales. Aun cuando pudiera parecer una solución impropia de unos padres o un fracaso, lo cierto es que, a veces, es la última salida para conseguir el bienestar de todos: el niño y sus familiares. Y para evitar llegar a ella es muy importante actuar cuanto antes, con decisión y acudiendo a quien pueda facilitarnos el proceso. No olvides que pedir ayuda no es una declaración de debilidad, sino un acto de valentía.

Área de Psicología - Clínica Panaderos